Antón Costas Comesaña, 06/07/2017

 

“Es necesaria una revisión razonable de la globalización con un nuevo contrato social que compense a los perdedores y reparta mejor los beneficios del crecimiento”.