Cayetana Álvarez de Toledo, mayo de 2019

LA DEMOCRACIA INTIMIDADA

Cayetana Álvarez de Toledo y Peralta-Ramos (Madrid, 1974), es una periodista, historiadora y política española, que ostenta además las nacionalidades argentina y francesa. Ha sido diputada en el Congreso por Madrid en las IX y X legislaturas de las Cortes Generales y desde 2019 es diputada por Barcelona en la XIII legislatura y portavoz del grupo parlamentario popular en el Congreso.

Gran parte de su vida la ha desarrollado en Gran Bretaña y Argentina, sin embargo ella misma ha declarado en numerosas ocasiones: “Yo decidí ser española”.

Tras licenciarse en Historia Moderna en la Universidad de Oxford, obtuvo el doctorado con una tesis dirigida por el prestigioso historiador hispanista John H. Elliott, centrada en la figura del obispo Juan de Palafox, virrey de Nueva España.[

Con posterioridad regresó a España, donde ha tenido una prolífica carrera como periodista en diversos medios, como el diario El Mundo o la cadena Cope, carrera que ha combinado con la política de la mano del Partido Popular, primero como jefa de gabinete del secretario general del Partido Popular, Ángel Acebes, y luego como diputada en tres legislaturas distintas.

En los últimos tiempos ha plantado cara a las nuevas amenazas que se ciernen sobre los pilares de la democracia, así, por ejemplo, ha sido muy crítica con los nuevos movimientos populistas, ya sean de extrema izquierda o derecha, así como frente al secesionismo catalán, uno de los grandes desafíos a los que se ha enfrentado el Estado democrático y de derecho español desde la Transición.

Como ella misma recordaba en un artículo de su blog, La democracia intimidada (aquí): “La intimidación de la democracia no requiere bombas ni zulos ni sofisticadas estructuras terroristas. Esa es la lección de Alsasua. Y también la de Cataluña.”. La intimidación puede adoptar muchas formas, y no siempre la menos sutil, la más directa, es la más peligrosa. Hay que guardarse también de la amenaza silente, aquella que se ha disfrazado de pacífica y que cuando muda de piel, no se ha oído llegar. Y ahí está su verdadero peligro, que hay que descubrir lo que hay detrás del biombo.